22.9.05

Zapatos, zapatos, zapatos

Cada vez que veo un par de zapatos usados como esperando los pies que alguna vez los ocuparon u ocupan, me enternezco. Diréis que soy tontísima, pero no puedo evitarlo. La gente moldea sus zapatos de una forma única e irrepetible. Es tan peculiar la huella que les queda que podemos componer en el aire la figura del dueño/a. Son la prenda más humana que conozco, mucho mas intimos que un tanga o un slip. Acabo de ver un par de sandalias en una foto. Son blancas y tienen una flor pegada, creo que rosa. Están sobre el césped, verde y tierno. Levemente anguladas, dan la impresión de que su dueña (mas bien menuda porque no son grandes)camina con los pies un poco para adentro. La imagino detenida hablando con alguien, los pies colocados de esa manera... algo tímida, mirando a los ojos del otro con cierta turbación.
Es tan... frágil...
Mis zapatos: ahora los miro, siempre abandonados porque me encanta ir descalza.
Un par de mocasines indios que necesitan un cepillo con urgencia,
aplastados en los talones porque a veces los uso como chanclos, livianos y blandos
porque no aguanto nada que me aprisione los pies.
Me cuesta sujetarme en este mundo, me molestan las anclas
y mis zapatos me desenmascaran. Los zapatos de la catástrofe (una de tantas por alli) de hace poco en Irak. Aquella estampida que causó tantos muertos...cientos de zapatos apilados, gastados de distintas maneras, torcidos, opacos, lustrosos, nos hablaban con elocuencia de sus dueños, que ya no podrían hacerlo nunca más. El pie desnudo y ensangrentado de un muerto anónimo asomaba por debajo de la sábana. Frágil, frágil, frágil... La muerte nos quita los zapatos. Los zapatos vacíos nos rescatan de la muerte para hablar de nosotros...

3 Comments:

Blogger Poderosa said...

Se me acaba de ocurrir leyendote...deberías poner una foto de aquellos zapatos que te gustaron mucho, pero que nunca llegaste a estrenar, por algún motivo.
No lo he podido evitar, pero me he acordado de unos que tengo de mega tacón, que nunca he estrenado...
Sobre lo de que cada uno deja su forma en los zapatos usados es cierto...yo solo con ver la forma, ya sé que han sido míos, aunque hayan pasado años.
un saludo!

1:20 a. m.  
Blogger DaliaNegra said...

jeje, te confieso que tengo unas All Star rojas que no me puse nunca porque me van grandes.Me gustaban tanto que me las compré pese al número porque eran las únicas que habia,pensando que podían pasar.Pero luego me di cuenta de que parezco Ronald McDonald ( ya sabes, el payaso horrendo ese de las hamburguesas) con ellas, y ahi estan.Ni las tiro ni encuentro a nadie que pueda llevarlas...Saludos :)

1:00 a. m.  
Blogger Poderosa said...

Un día de estos, hago la fotografía y pongolos zapatos que jamás me he puesto (para cachondeo del personal que me lee)..porque tienen tanto tacón, que me entra dolor de pies solo con verlos...pero eran tan de muñeca y el color...eran, como los típicos zapatos de putón que llevaban mis barbies cuando era pequeña...me los compré y ahí están...pero me encanta mirarlos y verlos.
un saludo dalia!!

3:23 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Protected by Copyscape Duplicate Content Software© 2004-2010