24.7.11

Escribí sin ton ni son y cerré el documento de Word sin guardarlo, mis palabras se fueron por donde vinieron sin que yo supiera el origen o el final de trayecto.
Como en ocasiones percibimos la propia vida : un sendero que conecta algo abstracto con algo abstracto y cuyo discurrir suele parecerse al tren de la bruja.

18.7.11

Los jilgueros no deberían morir

Deberían fundirse en el azul y la luz.
Estoy triste,y no sé si hice bien o mal en recoger un pichón, un pequeño y frágil animal que había caído del nido.
A veces me gustaría tener bloqueados los sentidos y pasar de largo.Pero no puedo,y su piar angustiado me hizo detener.Lo cogi con cuidado y lo puse en un sitio resguardado para que los padres le cuidaran.Y me alejé pese a que no habia aves a la vista.
Horas después pasé y del mismo lugar partía un piar casi inaudible.Casi no se agitaba cuando lo cogí y lo llevé entre mis manos hasta casa.
Una gota de agua y una llamada a protección de la fauna,¿que pájaro es?
-No sé,puede que un gorrión o algo similar...
¿Si es un gorrión lo recogerán?
-Sí, los vencejos y los gorriones están protegidos.
La espera se hizo eterna, y cada mirada al interior de la caja y a la camiseta de algodón blanco que le servía de nido me dejaba mas y mas inquieta, el pajarillo no parecía estar nada bien.Cuando llegó el guarda forestal con su transportín y lo miramos,solo era un puñado de plumas y huesecillos.Es un jilguero,dijo, mira las plumas con bordes amarillos.Has hecho lo que has podido.
Pero ahora pienso¿y si lo hubiera dejado?tal vez ahora estaría vivo... Lo siento,jilguerillo,caja de música voladora,quise hacer lo mejor y tal vez hice lo peor para tí,hecho para el aire y el viento,y no para mis manos.

Protected by Copyscape Duplicate Content Software© 2004-2010