25.11.17

Se llamaba Blanca Marques , la mató su marido y después la tiró al río.
Hoy en la manifestación contra la violencia de género me dieron un clavel rojo que llevaba en el tallo un papelito con su nombre impreso.Blanca Marques-Marit.
Os juro que al leerlo me pasó algo extraño que me conmovió profundamente: fué como si aquella mujer desconocida para mi se volviera presente, es más, yo le daba mi cuerpo, mi mano y mis piernas para caminar y gritar por ella un no rotundo al feminicidio, a la violencia ejercida contra las mujeres desde que se tiene memoria y que se manifiesta múltiple, solapada o descarnada en nuestra vida diaria.Y que culmina trágicamente en la muerte de muchas, puñados de papeles con nombres prendidos en los tallos de los claveles rojos.
Ahora, al llegar a casa y como te llevo aún conmigo, te busqué por la red,Blanca Marques y por eso sé que tenías 48 años y no cumpliste ni uno más porque aquel hombre te quebró la vida.
Te sentí presente, Blanca y por eso escribo esto ahora, para hacerte presente también a los que lo lean.
Y hago mía esta frase: si nos tocan a una nos tocan a todas.
Descansa en paz,Blanca.Yo no te olvidaré.

Para todas.Nosotras

Nosotras

Cualquier día, nosotras,

a menudo invisibles

por los siglos de los siglos,

en lugar de negociar cuotas,

raciones de respeto,

y homenajes tardíos,

ocuparemos los asientos de nuestra vida

sin pedir permiso,

sin el visto bueno de la historia.

Cualquier día, nosotras, silenciadas

por los siglos de los siglos,

en lugar de comprar un libro,

un coche, un champú,

un bocadillo o un bonobús,

compraremos un mundo

y os devolveremos el vuestro.

El que habéis convertido en finca privada,

en apartheid milenario.

Y nuestro mundo

será un mundo con curvas o sin curvas,

un mundo rizado o liso,

con tacones o con zapatillas,

un mundo lleno de ríos,

de bosques, de plazas, de derechos,

todos los derechos que quepan

en nuestros bolsillos,

en nuestras cabezas,

en nuestras vidas.

Derechos cavando fosas

sobre los privilegios.

Y si los dioses de cualquier religión

vienen a instalar su franquicia de eterna culpa

o reclaman su ilegítimo poder

sobre nuestros cuerpos,

les cerraremos la puerta de la sinrazón

y haremos que coman de nuestra mano

las uvas sin ira.

Y si la tristeza saca sus uñas

de lunes lluvioso sobre los días,

haremos de nuestra comunidad

la mejor trinchera,

una trinchera multiétnica y multiética,

multigénera y multifeliz.

Cualquier día, nosotras

borraremos del diccionario

las palabras: víctima, agresión,

invisible, machista, golpes, minuto de silencio.

Cualquier día, nosotras,

en lugar de encender una vela tras cada funeral,

ocuparemos el mundo

donde volver a ser quienes fuimos,

un mundo donde no será necesario

hacerle el boca a boca a nuestras vidas.

Cualquier día, nosotras

desde nuestra ventana observaremos

el final de la violencia

como quien observa un glaciar milenario

ardiendo a la deriva

y tal vez,

tal vez os tendamos un puente.

El único puente posible para llegar al otro lado

del mundo.

El puente de la igualdad.

Cualquier día,

nosotras.

Texto de Marta Navarro García

Protected by Copyscape Duplicate Content Software© 2004-2010