1.4.11

Verde;



Encontré ajos silvestres en la montaña
y unas flores extrañas de color rosado
al lado de una higuera
La flor del ajo es hermosa
y los dientes, pequeñas perlas tiernas.
Ya en casa,
puse las flores en agua
y me fui a la cocina.
Música afilando el cuchillo
Música y el agua cayendo
sobre espinacas frescas
(sartén, aceite virgen un poco de sal)
La música saltaba en mis oídos
suave y rítmica
Comencé a picar ajos
El filo del cuchillo contra la madera
reforzaba la percusión
Sí,
los ajos te regalan su aroma
y tus pies se mueven
mientras el chic chac
resuena en el ambiente
-el fuego baila contigo-
Los doras
y el verde intenso de las espinacas
se une a la melodía
Y sabes
que quien pruebe ese plato
sonreirá mientras come.

Protected by Copyscape Duplicate Content Software© 2004-2010