9.11.05

Ficción

I
El veinte de abril del año 2004,una mujer rubia y frágil subió hasta la tercera planta de unos grandes almacenes. Caminó sin vacilar hasta los colgadores de vestidos de fiesta, y apartando con seguridad las perchas eligió uno de color espliego y falda plisada, delicado como un pétalo. Fue hasta la caja, pagó en efectivo y se dirigió con la bolsa en la mano hacia la escalera mecánica. Se apoyó en el pasamanos que vibraba y cerró los ojos. El cambio de inclinación bajo sus pies la sacó de esa especie de sueño y siguió mecánicamente a la fila que cogía el otro tramo de escaleras. En la sección papelería compró un sobre de papel Manila grande y un bolígrafo azul. Al salir, el viento suave de la calle agitó el largo y liso cabello color platino. A la luz del sol sus ojos eran como aguamarinas. Cruzó la plaza y entró en el hotel grande y lujoso que estaba justo enfrente. Pidió las llaves en recepción y ya en el ascensor se apoyó contra la pared casi como si no pudiera más, como si hubiera recorrido un camino larguísimo y las piernas no la sostuvieran. Su habitación la recibió con un tenue olor a moqueta y encierro. Abrió los grandes ventanales con gesto distraído y el mismo viento que antes agitara sus cabellos le aplastó las cortinas contra el cuerpo. Se sentó delante del pequeño y oscuro escritorio y sacó del bolso un cuaderno con tapas de cuero gastadas por el uso. Escribió unas líneas en la única página que quedaba en blanco, y lo cerró de golpe con decisión. Metió el cuaderno en el sobre que había comprado y puso la dirección con letra nerviosa y ágil. Por el teléfono pidió que subiera un botones a su habitación, y cuando éste llegó le entregó el sobre y una generosa cantidad de dinero, diciéndole con voz levemente ronca y quebrada: - Por favor, lleve esto a correos y enviélo de modo que no se pierda. No sé... creo que certificado o algo así. Es muy importante, le pido que lo haga de manera inmediata. Puede usted quedarse con la cantidad que sobre del franqueo...Gracias.
Cerró la puerta lentamente al irse el muchacho y respirando hondo como si hubiese decidido un segundo paso, se dirigió a la silla donde descansaba la bolsa con el vestido y sacándolo lo extendió sobre la cama. Erguida frente a la prenda, con manos firmes desabotonó la blusa blanca que llevaba puesta, la abrió y dejó que se deslizara por los dorados hombros y la espalda antes de caer sobre la alfombra. Desabrochó los descoloridos tejanos, bajó la cremallera y cuando terminó de quitarse la ropa se quedó en sostén y bragas mirando abstraída la pared que tenía enfrente. Cogió el vestido con delicadeza y se lo puso. La melena dorada cayó sedosa y lacia sobre el espliego. Se miró en el espejo de cuerpo entero y sonrió levemente. Cuando salió a la terraza las cortinas la cubrieron como la seda cubre al capullo de una crisálida. Sin detenerse, llegó hasta la barandilla... palpó la piedra con sus delgados dedos, y dándose impulso se subió. No miró hacia abajo, sino que levantó la cara hacia el sol que estaba justo sobre su cabeza, y abriendo los brazos levantó el vuelo.

8 Comments:

Blogger Evolving Metamorph said...

Buenas, Dalia.

Después de volver a ver éste post que leí otro día, la verdad es que me preguntaba si la motivación algunos de tus posts es la belleza por sí misma, o si significan algo más...

Aunque quizá no se me entienda por decir esto ahora, debo decir que cada vez me maravilla más la inescrutabilidad del pensamiento ajeno. (bueno, no me hagas mucho caso)

Un saludo!

:)

12:15 p. m.  
Blogger DaliaNegra said...

Hola, nick matamórfico ;)
Nunca me han dicho de manera tan educada que no se me entiende ná jajaja.
A veces solo describo lo que veo,y si lo que veo es bello pues intento reflejar esa belleza.Entonces sí, supongo que mis post son solo eso,algo que tiene que ver con mi admiración por lo bello en general.
Otras, como en ese post que por lo visto te resulta críptico, intento narrar una historia, eso solo es el comienzo de la misma, lo colgué ahi porque es un modo de disciplinarme para escribir.Así que si lo logro, pues habrá un segundo post y algunos más, (espero) eso sí, no sé muy bien cuándo ni cómo.Saludos :))

3:03 p. m.  
Blogger Kaloni said...

Eso ha estado pero que muy bien. rayando la genialidad.
De verdad, muy bueno.

Un beso siempre.

11:48 p. m.  
Blogger Avesusurro said...

la autodestrucción, la tristeza, el desasosiego... se pueden vestir de belleza y elegancia Dalia, pero siguen siendo renuncias.

Me quedo con el tejano, la blusa blanca, el libro negro y el dinero. Y apuesto por continuar viviendo la vida... aunque sea mirandola desde un agujero...

me ha gustado la forma en que lo has escrito, la belleza que regala, me ha dolido el fondo... me ha dolido ver renuncia en ello

saludos cordiales :-)

8:14 p. m.  
Blogger Evolving Metamorph said...

Hola Dalia & cía.

Avesusurro, creo que entiendo qué quieres decir, pero, después de leer la respuesta de Dalia a mi post, pìenso que quizá yerras. (si es que realmente te he entendido)

Dalia, esperaré la continuación de tu historia. La verdad es que tengo curiosidad por ver cómo sigue. (keep it up!)

Venga pues, hasta la próxima!

:)

9:18 p. m.  
Blogger Avesusurro said...

he leído la respuesta y entiendo que contínua. La esperanza es lo último que se pierde, así que pasaré a leer la continuación.

Hasta cuando el tiempo y los eventos nos reunan de nuevo.

:-)

2:48 a. m.  
Blogger Evolving Metamorph said...

¡Hola una vez más!
De vez en cuando voy re-visitando estos lares, y re-releyéndome tu post original, ahora estaba preguntándome...
¿Por qué precisamente el 20 de abril de 2004?
Vale, de acuerdo, por nada concreto, ok. :)
Bueno, bueno, pues no he dicho nada. (neglíjase éste comentario mío entonces)
Venga pues, ¡hasta pronto!

1:28 a. m.  
Blogger TOROSALVAJE said...

Tremendo, conciso y se me ha clavado en el corazón.
Sugiere tanto que duele.

10:59 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Protected by Copyscape Duplicate Content Software© 2004-2010