8.4.13

La cena

Era un laberinto sin Minotauro
y tú y yo desenredábamos el ovillo
de la memoria.
En su núcleo la infancia compartida:
yo te guiaba cuando te perdías
tú a mí cuando no encontraba el camino.
Era extraño ver esa rèplica de mi cara en la tuya
-¿o viceversa ?
pero tus ojos de un inconcebible verde claro
rompían el espejo,los míos son marrones.
Tanto tiempo hermano...tanto
y en un segundo se saltaron abismos.
Mientras el mar sonaba mansamente
en la oscuridad, más allá del ventanal
compartimos la cena con generaciones.
Los espíritus danzaban alrededor de la mesa...
Y estoy segura: brindaban por nosotros.

8 Comments:

Blogger TORO SALVAJE said...

Yo también estoy seguro.
Quién no brindaría ante ese acontecimiento?

El tiempo saltó en pedazos.

Besos desovillados.

9:03 p. m.  
Blogger Javier F. Noya said...

Una cena primordial, un momento de entendimiento cabal. Somos uno, somos otro, con el tiempo fantaseando que avanzamos. Besos. Y brindo por esa alegría.

9:29 p. m.  
Blogger Garriga said...

Claro,como no vamos a brindar, por vos, por tu hermano y por todos los espíritus que, en definitiva, somos todos la misma gente
Un placer leerte dalia
un super placer

1:15 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

joder me pusiste la carne de gallina con el reencuentro.
brindo por los reencuentros llenos de amor como el vuestro!

11:01 p. m.  
Blogger Amapola Azzul said...

Yo también estoy segura Dalia, un abrazo.

3:45 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Otra vez me estremeció

7:14 p. m.  
Blogger Amapola Azzul said...

Dalia, !! que bello es brindar¡¡¡, por lo que sea,¡¡¡ Un abrazo para tí.

12:59 p. m.  
Blogger Amapola Azzul said...

Y yo brindo por ti, Dalia , para que sigas con tanta vida , iluminándonos con tu blog, abrazos.

1:01 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Protected by Copyscape Duplicate Content Software© 2004-2010